Consejos para conducir con lluvia | M Automoción

Consejos para conducir con lluvia

Con la llegada de la primavera llegan las lluvias y con ello, mayor riesgo de accidentes en carretera. Es por eso que es imprescindible saber cómo tenemos que actuar a la hora de coger el coche. La lluvia hace que la carretera sea más resbaladiza y es por eso que debemos estar atentos tanto del tráfico como de nuestra conducción.

La lluvia es el fenómeno climatológico que más accidentes provoca según los datos, ya que la visibilidad disminuye considerablemente. Así que para ir seguros, tenemos que conducir con extrema atención y utilizando unas reglas básicas y unos consejos que encontrarás a continuación:

Consejos durante la conducción;

  • Evita frenazos y movimientos bruscos: Una conducción suave es más eficiente y segura. Piensa que no vas solo en la carretera, y si los otros usuarios perciben mejor tus movimientos el riesgo de accidente es menor.
  • Fíjate en las marcas de la carretera: El agarre del coche en la pintura blanca de los pasos de cebra o delimitador de carriles es menor que el del asfalto, y con la lluvia es todavía más resbaladizo, por eso te aconsejamos frenar antes.
  • Reduce la velocidad: En situaciones climatológicas adversas, la velocidad de conducción debe ser un 10% menor de lo habitual o 10 km por hora menos que las indicaciones de tráfico.
  • Aumenta la distancia de seguridad: El coche con lluvia no frena de la misma manera, por eso es importante que la distancia de seguridad sea mayor que habitualmente. Presta especial atención a motoristas, ciclistas y peatones ya que la visibilidad con lluvia es menor.
  • Especial atención con los charcos: Cuando los neumáticos son incapaces de evacuar el agua provocan aquaplaning, lo que hace que el coche se deslice por una fina capa de agua entre los neumáticos y la carretera. Si nos pasa, la regla básica es reducir la velocidad y levantar el pie del acelerador, nunca frenar en este caso.

Que aspectos tienes que revisar antes de coger el coche

  • Iluminación: No está de más que en estas fechas se haga una revisión de todos los faros y la intensidad de las lámparas para verificar que funcionan correctamente. Con situaciones climatológicas adversas como pueden ser la lluvia, la niebla o la nieve, tener visibilidad y ser vistos por los demás conductores es imprescindible para mantener nuestra seguridad y la de los demás conductores. Lo ideal cuando hay lluvia es llevar las luces cortas y si la situación de visión empeora a causa de lluvia intensa o niebla es encender las luces antiniebla delanteras y traseras.
  • Neumáticos: La profundidad del dibujo de las ruedas tiene que estar entre 1,6mm y 2mm como mínimo y con la presión correcta. El buen estado de los neumáticos es fundamental para cualquier tipo de conducción.
  • Limpiaparabrisas: Con la llegada del mal tiempo es importante revisar el estado de los limpiaparabrisas. Es conveniente revisar el nivel del líquido limpiaparabrisas y usar algún tipo de anticongelante si lo rellenas con agua. Es clave para mantener buena visibilidad y un cristal limpio.
  • Amortiguadores: Para que el coche mantenga la estabilidad es vital que los amortiguadores estén en buen estado, ya que si están gastados, la distancia de frenado aumenta y más si la carretera está mojada.
  • Frenos: El buen estado de los frenos es totalmente imprescindible en estas condiciones, por lo que se recomienda revisar discos, pastillas y el nivel de líquido.

Resumiendo, cuando la lluvia se cruce en el camino, hay que prestar especial atención. ¡Buen viaje!