¿Es obligatorio conducir con mascarilla? | M Automoción

¿Es obligatorio conducir con mascarilla?

La aparición de nuevos brotes de coronavirus ha obligado a varias provincias a endurecer las medidas sanitarias. Nueve comunidades autónomas obligan a usar la mascarilla, también dentro del coche.

Una vez acabado el estado de alarma, las autoridades sanitarias recomendaban encarecidamente el uso de la mascarilla en todo momento como medio de protección contra la COVID-19, hecho que se ha establecido obligatorio en gran parte del país.

Esta nueva norma se impone para mayores de seis años y de la que se exime a “personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por su uso, las que tengan motivos de salud debidamente justificados o aquellas que por su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta que lo hagan inviable”. 

¿En qué comunidades autónomas es obligatorio el uso de mascarilla?

Cataluña, Baleares, Extremadura, Andalucía, Murcia, Aragón, La Rioja, Navarra y Asturias, son las nueve comunidades que, ante la aparición de nuevos brotes de coronavirus, han decidido que el uso de la mascarilla sea obligatorio.

El uso de la mascarilla es obligatorio en espacios abiertos y cerrados, aunque se pueda mantener la distancia social. Esta nueva obligatoriedad tiene excepciones: realizando una actividad deportiva siempre que se pueda garantizar la distancia interpersonal; en el momento del baño (playas y piscinas) o cuando se estén consumiendo alimentos o bebidas; o cuando su uso resulte incompatible con la actividad que se esté realizando.

¿La mascarilla es obligatoria en el coche?

En Cataluña, Baleares, Extremadura, Andalucía, Murcia, Aragón, La Rioja, Navarra y Asturias el uso de la mascarilla es obligatorio en el transporte público y privado. Por tanto, en el coche, todos los ocupantes deben viajar debidamente protegidos. Aunque existe una excepción, en caso de que los pasajeros convivan en el mismo domicilio no es necesario el uso de mascarilla.

No respetar esta norma puede ser motivo de sanción. Cada provincia establece el castigo para aquellos que no utilicen la mascarilla siendo obligatoria. En el caso de Cataluña se imponen sanciones de 100 euros.