Mantenimiento de nuestro coche en primavera | M Automoción

Mantenimiento de nuestro coche en primavera

La primavera es una buena oportunidad para viajar y poder disfrutar del inicio del buen tiempo o las estampas florales de esta época. Por el contrario, la primavera también puede causar algunos problemas a la mecánica de nuestros coches y es importante acudir a un mecánico para mantener todo en orden.

Neumáticos: calcemos los zapatos correctos

Primeramente, si los neumáticos que lleva equipados el vehículo son de invierno, es necesario cambiarlos por los de verano. De este modo nos aseguraremos de tener la adherencia adecuada al asfalto esté seco o mojado.

Por otro lado, es importante comprobar periódicamente la presión de los neumáticos porque los constantes cambios atmosféricos característicos de la primavera nos pueden dar algún problema. De nada sirve conducir con prudencia o tener un coche seguro si los neumáticos no están en buenas condiciones, con lo cual, si lo necesitamos, podemos ir a un taller que nos asesore sobre la eficiencia de nuestras ruedas.

Carrocería: no es sólo estética

Las heladas del invierno no son nada bueno ni para la mecánica de nuestro coche ni para la carrocería. Además, la humedad de la primavera puede empeorar las cosas oxidando partes visibles o no visibles de nuestra carrocería, convirtiendo una mancha o un pequeño roce en un problema estético o incluso funcional. Es importante revisar esto y acudir a un profesional en el caso de que sea necesario.

Limpiaparabrisas: que la lluvia no nos pare

Otra pieza a tener en cuenta es el limpiaparabrisas. Debe estar en buen estado, tanto la goma como las piezas estructurales. También debemos tener a raya el líquido limpiaparabrisas. La primavera trae muchas lluvias y es de importancia vital garantizar una buena visibilidad en estas situaciones.

Filtro del habitáculo: aire puro

Un factor que nos trae la primavera es el polen suspendido en el aire. Puesto que empezará a hacer calor y querremos poner el aire acondicionado es necesario que el filtro del habitáculo esté libre de polen u otras suciedades que comprometan la calidad del aire.

Batería: evitamos quedarnos tirados

El frío de invierno y la humedad de la primavera vuelven a ser un problema para nuestro coche, en este caso, para la batería. Por tal de no quedarnos con la batería sin carga, es conveniente que se revise su estado en un taller.

Luces: ver y ser vistos

Los días de primavera son todavía cortos, sobre todo al inicio de esta. Amanece tarde y anochece pronto. También las lluvias y nubes repentinas nos quitarán visibilidad. Por ello es importante que todas las luces de nuestros faros funcionen correctamente, para poder ver y ser vistos.

Estas y algunas otras piezas de nuestro coche pueden sufrir durante la primavera. Por ello, no hay nada mejor que un taller que supervise, aconseje y, si es necesario, cambie lo que haga falta para pasar una primavera cómoda y segura.

¡Pincha aquí para pedir tu cita en el taller de M Automoción con total facilidad!