¿Sabes cuándo no puedes adelantar? | M Automoción

¿Sabes cuándo no puedes adelantar?

Seguramente pensemos que la maniobra de adelantamiento es de lo más sencillo de la conducción pero, ¿realmente sabemos todas las situaciones en las que está prohibido adelantar? 

Norma general

Está claro que para adelantar tendremos en cuenta el número de carriles en nuestro sentido de circulación, la visibilidad, el estado de la carretera y la potencia de nuestro vehículo para acelerar a la velocidad necesaria. Por otro lado, también sabemos que la primera señal que se muestra a continuación (señal 1) prohíbe el adelantamiento mientras que la segunda (señal 2) marca el fin de esta prohibición.

Señal 1
Señal fin de la prohibición de adelantamiento
Señal 2

Más allá de esto, hay otras situaciones en las que, aunque no encontremos la señal, está prohibido adelantar por comportar un peligro consecuente. Todas las siguientes se aplican en el caso de que la vía por la que circulemos cuente únicamente con un carril en nuestro sentido de circulación.

Situaciones en las que se prohíbe adelantar

  1. Curvas sin visibilidad. Tal y como hemos visto antes, no podemos adelantar sin visibilidad y, si nos encontramos en una curva que no nos permite ver el suficiente espacio delante nuestro y en el carril contrario, no podemos adelantar de forma segura, por lo cual queda prohibido.

2. Cambios de rasante sin visibilidad. En este caso ocurre lo mismo que en el anterior pero, en lugar de ser hacia la izquierda o la derecha, la visibilidad se pierde hacia abajo, pues la propia pendiente de la carretera nos impide ver qué hay más adelante.

3. Detrás de un camión que también adelanta. Si nos encontramos en una carretera de un carril para cada sentido y el camión que tenemos delante adelanta a otro automóvil, no debemos seguir al camión para adelantar también, pues su ancho nos quita la visión y no sabremos si se trata de una maniobra segura.

4. Pasos a nivel. Cuando adelantamos, el coche adelantado queda a nuestra derecha quitándonos la visibilidad, por lo cual, no podríamos tener visión de la vía, de modo que no podemos ver si se aproxima un tren por el raíl.

5. En intersecciones o cerca de ellas. Hay muchos tipos de intersecciones reguladas con distintos sistemas. Muchas incluyen pasos de peatones, prioridades de paso y otros elementos que requieren no salir del carril para ninguna maniobra. 

6. Pasos de peatones. Al igual que en el paso a nivel, como el coche adelantado quedaría a nuestra derecha nos deja sin visión y un peatón podría estar aproximándose para cruzar, por lo cual queda prohibido adelantar en estas situaciones.

7. Túneles. Por el espacio limitado y la disminución de la luz, los túneles reducen la seguridad de nuestras maniobras con lo cual no debemos adelantar nunca en un túnel con un solo carril para cada sentido.

Nuestras vidas valen más que escasos segundos

Para llevar a cabo esta maniobra hay que estar atento a cualquier factor que pueda afectar. En el caso de que la situación no sea completamente segura no es necesario correr el riesgo. La mejor opción es tener paciencia por encima de la prisa de restar tan solo unos segundos en nuestro trayecto.